Desde el año 2008 nuestra entidad también co­menzó a realizar una reflexión sobre otra de las dimensiones más duras de la vulnerabilidad social: la exclusión financiera.

 

          La mayoría de los colectivos con los que trabaja­mos poseen, entre otros, un aspecto común: baja liquidez económica a la hora de hacer frente a cuestiones tan básicas como la compra de electrodomésticos, materiales escolares, consultas de odontólogos, etc.

 

          Debido a esto han de acudir a sistemas de financiación que terminan encareciendo el producto que necesitan. De aquí solo podíamos sacar dos pensamientos claros:

  • Lo injusto que nos parecía que las personas con menos recursos económicos fueran los que más pagaban por un consumo de primera necesidad.

 

  • Y por otro lado, y como no podía ser de otro modo, nuestro convencimiento de que teníamos que hacer algo al respecto.

 

          Es así como desde el año 2009 se comienza con esta actividad que busca la financiación a 0% de intereses, de pequeñas inversiones que beneficiarios de nuestros programas de inserción y protección laboral necesitaban realizar.

 

 

 

los cuales han ido dirigidos a sufragar gastos de:

 

Costear carnet de conducir

Adquisición y reparación de vehiculos

Odontólogos

Gastos escolares de los hijos

Adquisición de materiales para autoempleo

Pago de deudas financieras

Pago de fianzas de alquiler