Hace más de 20 años comenzamos un proyecto cuyo principal ingrediente era la convicción de que desde lo pequeño se pueden hacer cosas grandes. Lo más grande que tenemos siempre es la persona: su dignidad, su derecho a desarrollar sus potencialidades, el poder tener proyectos ilusionantes con los suyos y con su entorno, reconocerles como una parte no prescindible de nuestra sociedad.

          Y para llegar a lo grande comenzamos desde lo pequeño, desde lo que aparentemente no tiene valor. Eso que ya no aparenta servir para nada; “eso” lo pusimos para que sí sirviera, que sirviera a las personas. Y vaya si ha servido…
Durante todo éste tiempo mucho hemos apren­dido. Mucho hemos luchado. Muchos han parti­cipado de éste desafío. Todos ellos han hecho posible que un buen número de personas pu­dieran recuperar la esperanza de tener una vida más viva y con un futuro de verdad. Nunca he­mos regalado nada, sino que cada uno ha trabajado duro.

          Aquí mostramos nuestras entrañas, aunque no hemos podido cuantificar ni fotografiar la enorme carga de cariño, compromiso e ilusión de las mujeres y hombres que hacen posible que podamos decir como a ese otro Lázaro: “levántate, y anda”.

          En nombre de nuestra junta directiva, de todoslos que trabajan en Proyecto Lázaro y en el mío propio, muchas gracias por el interés en conocernos

 

Junta Directiva

Asociación Proyecto Lázaro